La delicada cirugía a la que fue sometida la niña Jennifer León concluyó en horas de la noche de hoy, ahora se aguardan las horas críticas para la evolución de la niña con el nuevo corazón.
Publicidad
Noticias Internacionales

No lejos de la muerte: el insano y peligroso método para perder 7 kg en menos de un día
15-03-2017 11:03:19 / Noticias Internacionales / Vistas: 4633
"Es probablemente lo más peligroso que hago en todo el año". Fue la advertencia de Dean Garnett al referirse al método que utiliza para perder 7 kilogramos en menos de un día, una práctica arraigada en varios deportes de lucha, pero en particular en las artes marciales mixtas o MMA por sus siglas en inglés. Hoy por hoy, hasta los no deportistas se someten a esta peligrosa práctica. FOTO: Dean Garnett aceptó compartir con la BBC el proceso por el que tiene que pasar para poder cumplir con el peso exigido.
No lejos de la muerte: el insano y peligroso método para perder 7 kg en menos de un día


El sacrificio al que se somete Garnett se conoce como weight cut, o recorte de peso, un proceso extremo de pérdida de peso por el que pasan los peleadores para poder participar en una división específica.

El deportista británico normalmente pesa 69 kilogramos, pero para su pelea en la división de peso gallo frente a Luiz Tosta tuvo que adelgazar hasta los 61,8 kilogramos.

Tiempo disponible: 19 horas.

El riesgo es tan alto que este mes el ruso Khabib Nurmagomedov, uno de los protagonistas principales de la cartelera de la mayor promotora de las MMA, el Ultimate Fighting Championship, tuvo que ser trasladado de emergencia al hospital por "asuntos en el manejo de su peso".

En 2013, el luchador brasileño de arte marcial Leandro Souza murió al sufrir un infarto cuando se encontraba en un sauna. Souza se había sometido a diuréticos, presionado para perder 15 kilogramos en una semana.

Hace dos años, el chino Yang Jian Bing, de 21 años de edad, sufrió un ataque al corazón mortal también como consecuencia del weight cut.

Pese al vertiginoso crecimiento de la MMA en la última década todavía no hay una regulación sobre esta práctica,a la que se someten los artistas marciales.

¿Cómo lo hacen?

Ben Crighton, del Centro de Salud Pública de la Universidad John Moores de Liverpool, estuvo supervisando a Garnett con el objetivo de estudiar las consecuencias a largo plazo que tiene el proceso extremo de pérdida de peso en la salud de los peleadores.

A través de continuas pruebas de sangre, Crighton fue midiendo los niveles de enzimas que pueden generar daños irreparables en el hígado y los riñones.

"Los peleadores de la MMA son los que están perdiendo más peso que en cualquier otro deporte de combate", le contó el investigador a la BBC.

Crighton comentó que la mayoría de los peleadores controlan su peso durante las semanas de entrenamiento, pero en los últimos días están obligados a centrarse en pasar el corte permitido para la división.

En su explicación al portal JOE, el catedrático contó que lo primero que se deja de ingerir son los carbohidratos.

Al cortar este tipo de alimentos el cuerpo perderá el glucógeno almacenado en los músculos, por lo que también se reducirá el agua que va asociada al glucógeno.

Hay alrededor de 3 a 4 gramos de agua por cada gramo de glucógeno.

Luego se prepara el cuerpo tomando mucha agua durante varios días -de 9 a 12 litros diarios- y dejas de hacerlo el día antes del pesaje para la pelea.

La deshidratación

En las siguientes 24 horas no tomas absolutamente nada, por lo que a partir de allí comienza la fase de expulsión.

Nada más puede entrar al organismo. Ahora, todo se trata de lo que sale.

"Cualquier cosa que sale de mi cuerpo ahora - orina, materia fecal, sudor - todo eso es peso perdido."

También hay que reducir el consumo de sal, porque con el sodio el cuerpo tiende a retener líquido.

"No hay una investigación que diga que esta es la mejor forma de hacerlo, pero sigue siendo el método más común", aceptó Crighton.

Este proceso de deshidratación se potencia al motivar el sudor a través de baños de agua caliente, sauna y ropa térmica.

Para perder el 10% de su peso corporal en menos de un día, Dean se somete a un largo y agotador proceso de deshidratación. Debe someterse a un ciclo de saunas y baños calientes para forzar cada onza de humedad de su cuerpo.

Cuando no está en el baño o la sauna, Dean se acuesta en el piso de su hotel envuelto en sábanas y edredones, como un cuerpo en espera de entierro.

Mastica cubitos de hielo para sacar la saliva de su boca, y lo escupe de nuevo. Tiene que tener cuidado de no tragar nada - el agua añade peso.

"No muy lejos de la muerte", dice Dean, cuando le preguntan cómo se siente.

 BBC Mundo



Comentarios
Búsqueda personalizada
mundo social
Secciones