Locales

Limpio y despejado para el despegue cultural
08-05-2018 19:35:40 / Locales / Vistas: 2513
Luego de varios años de tiro y afloje entre la comuna de Capiatá y un grupo de alrededor de 20 vendedores informales (casilleros) instalados en la vereda, incluso dentro mismo de un predio de dominio privado municipal, finalmente los ocupantes fueron desalojados del lugar sin oponer resistencia. Fue en la mañana de este martes en el inmueble ubicado en Candelaria esquina Teniente Riquelme, al costado de la sede regional de la ANDE. FOTO: Asi se observa desde este martes el lugar libre de casillas.
Limpio y despejado para el despegue cultural

A tempranas horas de este martes una comitiva municipal, acompañado por efectivos de la comisaría local,  se constituyó en el lugar y procedió al desalojo.  El mismo intendente Luis Fernando González y la mayoría de los concejales estuvieron en el sitio durante el procedimiento.

El predio en cuestión se encuentra en pleno centro de la ciudad, a una cuadra de la ruta 2, al costado de la iglesia parroquial. El inmueble perteneció a la familia de Carlos Lara Bareiro, incluso de niño el laureado artista, músico  y cultor capiateño de fama mundial, llegó a vivir con su familia en el lugar. También allí llegó a funcionar la primera escuela de niñas de Capiatá y Central, poco después de la Guerra Grande,  bajo la dirección y el apoyo de los Lara. 

Tras su muerte incluso se le cumplió uno de sus últimos deseos y pedidos, y sus cenizas fueron esparcidas en ese predio, donde vivió en su niñez. El amaba su tierra, su terruño Capiatá. "Me gustaría decansar en mi tierra Capiatá" había manifestado el connotado músico y compositor capiateño.

Sin lugar a dudas el predio tiene un alto contenido histórico y cultural para Capiatá. Incluso podríamos calificar como un lugar sagrado del arte y la cultura capiateña, pues nada más y nada menos que las cenizas del más grande artista capiateño de todos los tiempos están diseminadas en el sitio.

La familia Lara Bareiro había donado el lugar a favor de la Municipalidad de Capiatá, el 21 de setiembre de 2007,  con el objetivo que se pueda convertir en un sitio donde se promueva e incentive el arte y la cultura. Sin embargo, pasó más de una década y debido a la desidia, poco interés o incapacidad de auroridades anteriores no se le dio el trámite correspondiente para inscribir el predio a favor de la comuna, asegurar el lugar, y darle utilidad. Esta situación permitió la instalación de los vendedores informales que se multiplicaron con el paso de los años.

Finalmente este jueves se produjo el desalojo de los casilleros. Según la comuna, se le invitó en varias oportunidades a los vendedores a abandonar el lugar por sus propios medios, pero que no hubo caso, razón por lo que se llegó al desalojo forzado. 

Desde hace un buen tiempo vecinos del céntrico barrio La Candelaria venían reclamando el despeje del lugar para darle el destino y uso que quería la familia Lara Bareiro.  

La comuna tiene el proyecto de construcción en el sitio de un Centro Cultural o anfiteatro. De de concretarse la obra, sería el mejor homenaje a la memoria del artista y un gran despegue a favor de la cultura capiateña.

Milciades López Vallejos

 

 

 

 



Comentarios
Búsqueda personalizada
Secciones
seguinos en facebook